Las competencias básicas son capacidades que todo alumno debe alcanzar a lo largo de su etapa formativa. A continuación se analiza el aporte del área de Tecnología a cada una de las competencias básicas incluidas en la LOE a partir de lo dictado por la Unión Europea:

1. Competencia en comunicación lingüística

Al igual que lo que ocurre en cualquier área, esta competencia se desarrolla a través de la búsqueda, lectura y análisis de información propia de la materia, así como con los procesos de comunicación establecidos con el profesor y otros compañeros. Específicamente la Tecnología capacita en la adquisición de vocabulario técnico y la elaboración de documentos específicos tales como el proyecto técnico.

2. Competencia matemática

Por su carácter fuertemente integrador de diferentes ciencias, la Tecnología se encuentra en una posición privilegiada para poner en práctica los conocimientos matemáticos ya adquiridos a la vez que introduce algunos nuevos. Es por ello que de cara a esta competencia sirve como repaso, motivación, ejercicio y aplicación de todos sus contenidos. Esta implicación de la Tecnología con la competencia matemática se pone de especial relevancia en el caso del colegio Miramadrid, puesto que las áreas de Tecnología y Matemáticas están integradas en un mismo departamento con el objetivo de facilitar al máximo la colaboración entre ambas áreas.

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico

Se contribuye fundamentalmente mediante la adquisición de los conocimientos necesarios para la comprensión y el desarrollo de la actividad tecnológica, el análisis de objetos y sistemas tecnológicos, y las destrezas que permitan su manipulación y transformación. Sin embargo también se pretende que los alumnos adquieran aptitudes significativas en otros campos de fácil relación con la Tecnología, tales como el medio ambiente, el consumo y la ciencia.

4. Tratamiento de la información y competencia digital

La Tecnología contribuye específicamente a la adquisición de esta competencia, pues es un objetivo fundamental del área que los alumnos dispongan de habilidades para buscar, obtener, procesar y comunicar información, y para transformarla en conocimiento. En relación a esta competencia se pretende que los alumnos sean personas autónomas, eficaces, críticas y responsables, al seleccionar, tratar y utilizar la información y sus fuentes, así como las distintas herramientas tecnológicas.

5. Competencia social y ciudadana

Enmarcado dentro de esta competencia este área capacita a los alumnos para entender y opinar acerca de los aspectos sociales del fenómeno tecnológico, pues son muchas las implicaciones que tiene la tecnología en la creación de nuevas formas de comunicación social, tendencias de consumo, movimientos políticos, etc.

6. Competencia cultural y artística

La tecnología está fuertemente ligada a las tendencias culturales, no sólo como soporte para la cultura y el arte, sino que influye en la misma raíz cultural y crea nuevas formas de manifestación artística, de tal manera que el arte se nutre de la tecnología y la tecnología se convierte en arte. Desde esta perspectiva se contribuirá a aportar a los alumnos una mayor sensibilidad cultural y artística.

7. Competencia para aprender a aprender

Esta, junto a la competencia digital, es otra de las competencias claves que aporta el área. La Tecnología es un campo en continua evolución, en el que no es suficiente con poseer un conocimiento estático y en el que los nuevos conocimientos se generan a una velocidad tal, que se hace imprescindible la capacidad de ser autónomo en el proceso de aprendizaje. Además son las propias tecnologías las que sirven de herramienta para la adquisición de nuevos conocimientos tanto tecnológicos como de otras áreas de la ciencia y la cultura. Por estos dos motivos la Tecnología es fundamental en la adquisición de esta competencia y desde el área de Tecnología del colegio Miramadrid se pretende capacitar especialmente a sus alumnos en esta competencia, enfocando en ese sentido la metodología del área.

8. Autonomía e iniciativa personal

En una sociedad como la actual, aquejada de tantos problemas derivados del deseo de satisfacción inmediata y de la falta de responsabilidad, trabajar esta competencia debería convertirse en un objetivo transversal que afectara a todas las áreas del centro. Desde el área de Tecnología se fomentarán, mediante la metodología usada para el trabajo en los diferentes proyectos y actividades, valores y actitudes como la responsabilidad, la perseverancia, el conocimiento de sí mismo y la autoestima, la creatividad, la autocrítica, el control emocional, la capacidad de elegir, de calcular riesgos y de afrontar los problemas, así como la capacidad de demorar la necesidad de satisfacción inmediata, de aprender de los errores y de asumir riesgos.